La debacle de la economía mexicana

Por en February 3, 2016

Eduardo León Chain

México sigue padeciendo los errores cometidos por los altos funcionarios del gabinete actual, como el Secretario de Hacienda Luis Videgaray y el Representante del Banco de México Agustín Carstens, obviamente con la mayor responsabilidad Enrique Peña Nieto Presidente de la República, quienes han seguido las reglas al pie de la letra impuestas por el Fondo Monetario Internacional, El Banco Mundial y el “Consenso” de Washington, aplicando una política económica que tiene como objetivo impulsar un modelo de estancamiento de la economía mexicana y no lo que sería adecuado para México, un modelo para el desarrollo económico y social.

Un factor del estancamiento económico tiene que ver con que la economía creció en 2015 sólo 2.5% según el INEGI, lo que explica la mediocridad del modelo económico neoliberal, y así mismo otro factor que agrava el panorama es el recorte de 15 mil plazas para este año, 10 mil corresponden a PEMEX, confirma la Secretaría de Hacienda.

Además que la pobreza en nuestro país ronda en más de 60% de la población actual por la aplicación fiel de la contención del salario para que no se incremente más del 4% anual.

Otro factor que explica la debacle de la economía mexicana es la devaluación del peso que ha llegado a estar en los últimos días a 18.60 pesos por dólar. Esto provocado por la caída del precio internacional del petróleo que se encuentra en la actualidad en menos de 30 dólares por barril.

Recientemente el peso mexicano ha entrado en un proceso de crisis ya que durante el gobierno de Enrique Peña Nieto y hasta la fecha el peso ha perdido 24.6% de su valor, entre otras causas por el ingreso de divisas, por la exportación de mercancías retrocedió 8.8% en el mes de mayo de 2015, según reportan el INEGI y el Banco de México. Se han usado las reservas en dólares del Banco de México para detener la devaluación del peso frente al dólar, sin obtener ningún resultado positivo, y por lo tanto evitar la especulación.

Desde nuestro punto de vista, debieran las reservas del Banco de México usarse para apoyar el poder adquisitivo del salario y elevar el nivel de vida de la población, y así generar mayor credibilidad y un crecimiento en el mercado interno para producir un círculo virtuoso en nuestra economía.

Sobre Redaccion Sin Permiso

Dejar un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *