Alcaldes, ni a cuál irle

Por en October 11, 2016

Jerónimo Gurrola Grave

@jggrave

Confieso que en mi ánimo está no ser irrespetuoso, grosero, ni repetitivo en mi opinión sobre el desempeño de algunos alcaldes del estado. Tampoco tengo enojo ni animadversión contra ellos. Como personas merecen todo mi respeto y opino con el riesgo de fallar como ser humano, porque la ley me lo permite y porque me siento obligado a hacerlo, ya que, sin presunción, represento a varios miles de ciudadanos marginados organizados en el Movimiento Antorchista con necesidades elementales que continuamente solicitan a quienes ocupan esa responsabilidad, con muy malos resultados, pues, a los alcaldes les sobran pretextos, económicos o legales para no cumplir sus obligaciones y compromisos políticos. 

Por razones de espacio mencionaré sólo algunos casos que me parecen ilustrativos, ya que a un año de haber tomado el poder en sus manos, el denominador común de los alcaldes ha sido tratar de allegarse la mayor cantidad de recursos a costa de lo que sea, e invertir lo menos posible en obra pública. En Querétaro, Marcos Aguilar Vega, con el argumento de ahorrar 10 millones de pesos anuales empeoró el servicio de recolección de basura en un 50 por ciento. Ahora el servicio funciona cada 3 días en lugar de hacerse diario, y dentro de poco iniciará la llamada “democratización” de la ciudad, al instalar parquímetros que no es más que otra manera de sacarle dinero a la gente. Y todo para pintar y repintar puentes y postes mientras la gente necesitada con la que firmó minutas sigue esperando. 

En Colón, el engreído presidente municipal priísta, Alejandro Ochoa Valencia, éste sin siquiera pintar puentes, mientras las comunidades siguen esperando mejorar sus condiciones de vida con obras de luz eléctrica, drenaje o pavimento, según personal cercano suyo, pretende endeudar más al municipio al tener que pedir prestado para costear los gastos de la “Feria de la Raza” que iniciará el próximo día 12 de octubre cuyo costo total asciende a más de 10,750 mil pesos, de los cuáles, 2 millones 750 mil para el pago de una banda musical de su preferencia, 5 millones 600 mil pesos para el pago de artistas, 348 mil en pago a medios de comunicación y 332 mil para el pago de seguridad, etcétera. 

León Enrique Bolaño, presidente municipal del Pueblo Mágico, Cadereyta de Montes, que en materia de buscar ingresos y hacer poca obra, no canta mal las rancheras, entre pretextos y justificaciones se le ha ido ya un año sin hacer obras que le ayuden a la gente a mejorar su calidad de vida, no ha pagado liquidaciones a trabajadores sindicalizados y eventuales, ni ha entregado a las cajas populares el dinero descontado de su nómina a los trabajadores, motivo por el cuál están siendo embargados, pero sí por el contrario ha hecho contratos por hasta 25 millones de pesos para la adquisición de lámparas tipo led muy por arriba de su costo real, y entre otras cosas que probablemente salgan a la luz, ha contratado servicios de transporte de materiales con precios elevados por hasta 3 años a pesar de que la ley lo prohíbe.

Finalmente –como ya dije, el espacio no alcanza para más- las alcaldesas de Pinal de Amoles, Gloria Rendón García y Celia Durán Terrazas de Huimilpan, panista y priista respectivamente, a quienes por su genero les cayó el poder del cielo y quizá por lo mismo no saben que éste es perecedero, pues, arrogantes, se han resistido a escuchar y resolver las necesidades de la población necesitada de sus respectivos municipios, particularmente de los ciudadanos organizados en Antorcha Campesina. Me llama la atención el afanoso empeño de los priístas por desaparecer a su partido del mapa político del estado. Ni a cuál irle! Pero se acercan tiempos mejores para los mexicanos y queretanos pobres. ¡Al tiempo!

Sobre Redaccion Sin Permiso

Dejar un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *